Comeback Kid “Outsider”

Comeback Kid "Outsider"

Comeback Kid

 

Son tantas las bandas dentro de un estilo como es el hxc punk melódico, que por obligación, muchas de ellas, que de seguro me fliparían, nunca llegaré a prestarles la atención que debería. Aunque tarde, ya que Outsider es el sexto trabajo de los canadienses Comeback Kid, he tenido la suerte de toparme con ellos. Es un grupo del que conocía su existencia pero nada más. Digo suerte, porque muchas veces no se trata nada más que de eso, pura suerte de escuchar un par de riffs por casualidad en el Spotify y engancharte al instante. La canción culpable: Somewhere Somehow. Riffs trasheros, baterías contundentes y speedicas, con increíbles melodías y coros que acarician el hardcore melódico más noventero, son los ingredientes perfectos para tenerme totalmente entregado a la causa.

Abordo el disco, con la usual desconfianza de encontrarme el resto de los cortes muy diferentes a lo ya escuchado y tener que desechar el disco al momento. Cómo disfruto equivocándome. Desde Outsider, canción que abre el disco, ya me huelo de qué van estos cabrones. Va de contundencia, intensidad y de jugar con tus sentimientos. Esta intensidad y contundencia está en sus afilados riffs de guitarras y batería, que atacan a la parte más animal de tu ser, queriendo verte emboscado en una multitudinaria pelea, para después, a mitad de canción, engancharte de tu parte más emocional con sus melodías y coros y desear corear con colegas y una cerveza en la mano. Un trabajo vocal extraordinario por parte de Andrew Neufeld y Jeremy Hiebert que a lo largo de todo el disco muestran todas sus capacidades. Desde el desgarro hasta el berrido pasando por momentos netamente melódicos.

 

 

Engancha, joder, vamos que si engancha. Te encuentras cortes donde la melodía ni se asoma del pavor de ser devorada por el malababismo que destilan los acordes más crossover y trash, como es el caso de Throw that Stone o I’ll Be That. Y en otros temas, como es Recover, el hxc melódico más zapatillero te devuelve a tu juventud de un plumazo. Quizá, la canción que más me descolocó fue Consumed the Vision con una composición mucho más rockera, que sin ser mala, no llega al nivel compositivo del disco y puede parecer la hermana menos agraciada de la familia.

No hay día que pase que no me escuche el disco. Como un yonki, pasó a mi móvil a por mi ración de tralla sin falta. Soy consciente que esto no puede durar mucho, que pronto entrará otra droga al mercado y la suplirá, pero por ahora, me voy a poner como Las Grecas. Un placer conoceros Comeback Kid!!